Publicado por María Fernanda Man Ging el

Meditación

Doce minutos de meditación diaria sirven para mantener la salud de nuestros telómeros, según Elizabeth Blackburn, premio Nobel de Medicina.

Los telómeros son una secuencia de ADN especial, situada en los extremos de los cromosomas, que protegen la integridad del ADN celular, pero se acortan en cada división.

Cuando su longitud se reduce por debajo de cierto umbral, no pueden replicarse más. La célula muere o envejece, interfiriendo con el correcto funcionamiento del órgano al que pertenece.

De este modo, los telómeros son un biomarcador de salud y del paso del tiempo en el organismo.

Nuestros hábitos impactan directamente a la longitud de nuestros telómeros. El estrés crónico, por ejemplo, los acorta, haciendo que enfermedades aparezcan prematuramente.

Entre las estrategias comprobadas para minimizar el impacto del estrés en los telómeros están: el ejercicio, el apoyo social y la meditación.

La meditación es la base de la práctica de la atención plena o mindfulness, la cual está relacionada con nuestra capacidad innata de ser conscientes, mas no con una religión, filosofía o punto de vista concreto. Todos podemos practicarla una vez que lo decidamos. ¿Has meditado alguna vez?