Decisiones para una sincronicidad

¿Por qué a otros les suceden cosas maravillosas? ¿Existe la suerte? ¿Existe la casualidad? Incluso aquellas situaciones que parecen casuales y azarosas no lo son, porque devienen de una sincronicidad de eventos posibles. Recordemos que la realidad es un campo de potenciales posibilidades infinitas y que únicamente vemos materializadas aquellas que contemplamos como posibilidad para nosotros mismos.

Si comenzamos a tomar conciencia de cada uno de nuestros actos, seremos capaces de darnos cuenta de cómo nuestras decisiones cambian el rumbo de las cosas. Tal vez no lo entendamos al instante, pero basta con alejarnos, en tiempo y espacio, de la situación para poder vislumbrarlo.

Un viaje, un cigarrillo menos, romper una relación, elegir una carrera, comprar un boleto para un concierto, dejar de comer carne, aceptar una llamada, borrar un historial, poner la alarma para salir a caminar por las mañanas.